Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Julio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > AMARGADOS

    AMARGADOS



    Para no caer en la tentación de ser felices es bueno seguir algunos consejos. De entrada resulta muy útil convencerse de que uno es víctima de las circunstancias y de que todo cuanto nos rodea se ha conjurado para causarnos algún daño. Hay que buscar culpables entre los amigos, en los padres, en el jefe o la pareja. Apuntando más alto, sirven también el destino, la naturaleza, los genes o los dioses. Eso nos dispensa de toda responsabilidad al tiempo que proporciona el sublime placer de sabernos condenados a la desgracia perpetua. Conviene también negarse a vivir el presente permaneciendo aferrados a los infortunios y los reveses del pasado, o bien anticipar el futuro pero a condición de que sólo pronostiquemos penalidades. Hay que estar persuadido de que sólo existe una opinión acertada –la nuestra, por descontado- y de que todos los demás viven sumidos en el error, lo cual nos libera de la engorrosa operación de hacer amigos. Un buen aspirante al título de amargado ha de saber buscarse problemas. Para lograrlo es recomendable ir llenando la propia vida de complicaciones reales o figuradas, de pejigueras, de manías. Ocasiones no le faltarán: si no tiene un triste enemigo a quien adjudicar el origen de sus dolores, siempre habrá un grifo que gotee, una tarde de lluvia o unos vecinos ruidosos que le lleven a la conclusión de que el mundo es un desastre irremediable. Unos toques de obsesión tampoco vienen mal. La fórmula es más o menos la siguiente: se toma del recuerdo un suceso negativo, se le da vueltas, se rumia y finalmente se cultiva con la máxima dedicación hasta conseguir marcarlo a fuego en la mente. Pero al mismo tiempo hay que fustigarse un poquito a uno mismo, cargar con culpas que no nos corresponden, examinarse ante el espejo para comprobar lo feos, ruines y miserables que somos. Sintámonos inútiles, fracasados, nocivos, compadezcámonos de nosotros mismos sin concedernos ni una brizna de perdón. Sé que todo esto exige una dura disciplina, pero la causa lo merece. No se llega a ser infeliz así como así.

    Publicado en Diario de Navarra, 25.11.06
    _____________________________________________________________________

    2006-12-03 21:41 | 4 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/45127

    Comentarios

    1
    De: JoseAngel Fecha: 2006-12-24 19:01

    Humm. Me apunto la receta. Aunque en realidad ya improviso bastante bien sin libro de cocina.



    2
    De: Sol Fecha: 2007-01-05 02:16

    Que ironía y pensar que el manual lo habia inventado yo!



    3
    De: Hipotecas Fecha: 2008-05-20 10:04

    triste y pesimista...



    4
    De: KAPUTT Fecha: 2009-10-15 09:58

    Hamlett sabe mucho de eso.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 23.20.50.146 (d8078f4b56)
    Comentario

    portada | subir