Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > MIELES

    MIELES



    Otra vez Bono en escena. Hay seres llamados a perdurar más allá de su papel, y el ex-ministro y ex-presidente autonómico José Bono es uno de ellos. Dicen que cuando reaparece lo hace en contra de su voluntad; que si por él fuera se quedaría tranquilo en casita, leyendo novelas y obras pías o intrigando en la sombra pero sin molestar a nadie. Será entonces que las cámaras le buscan. Será que las primeras planas, incapaces de soportar el vacío de su nombre y la nostalgia de sus declaraciones, van tras él hasta arrancarle una frase o atraparlo en un titular de actualidad. Lo cierto es que nos ha tenido en un sinvivir tras extenderse el rumor de su candidatura para la alcaldía de Madrid. Parecía que no hubiera otro acontecimiento en el país. Qué digo el país: el universo mundo. Daba la impresión de que se hubieran detenido las guerras, las negociaciones por el fin del terrorismo, las pruebas nucleares, los altibajos de la bolsa y las labores de vendimia. La noticia era Bono. Y él se dejaba querer, amagaba un paso adelante, luego un paso atrás, tan pronto se mostraba remiso como hacía ver que aceptaría gustoso su designación. «Cuando los necios cesan en su cargo -escribió Chamfort-, hayan sido ministros o altos funcionarios, suelen conservar una altivez o una importancia ridículas». No digo que Bono sea un necio, líbreme Dios de insinuarlo siquiera, pero algo sobrado de ego sí que anda el hombre. Eso es lo que le impide percatarse de la repercusión de sus palabras y de sus acciones. La vanidad suele ir acompañada de una dosis de ceguera, más acentuada cuando se ha sido el perejil de todas las salsas. José Bono es un león vestido con piel de gatito que cultiva una humildad cosmética, meliflua, frailuna, bajo cuyos andrajos se ocultan las galas de un emperador. Muchos recuerdan aún su toma de posesión como ministro de Defensa. Fue un acto multitudinario donde se congregó lo más granado del folclore patrio, una escena de opereta cuyo guión parecía escrito por un paparazzi y no por un austero jefe de las fuerzas armadas. En otra ocasión se le vio a Bono en Filipinas echándole un pulso a su colega de Exteriores por ver quién salía antes en la prensa colgándose las medallas del indulto a un preso español. Será por su dicción cautivadora, o por ese continuo gasto de pañuelos para enjugarse el sudor que tanto dice de su vocación de servicio, o por lo arrollador de una personalidad tan carismática y tan desbordante de autoestima, el caso es que Bono sigue atrayendo el interés popular incluso después de retirado. Saboreadas las mieles de la gloria, Bono volvió a su retiro dejando al PSOE con un palmo de narices. No hubo nada, salvo un rastro de tierra quemada que nadie querrá pisar después de esto.

    Publicado en El Correo, 14.10.06, y El Norte de Castilla, 15.10.06
    _______________________________________________________

    2006-10-16 11:06 | 1 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/43766

    Comentarios

    1
    De: Anónimo Fecha: 2006-10-31 18:28

    ¡Viva la madre que lo pa...!!!!Menudo análisis se ha cascado... ¿usted solito?



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.196.127.107 (ac72f700ee)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    portada | subir