Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Junio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > CHUPACHÚS

    CHUPACHÚS



    El Chupa Chups reniega de su nacionalidad española y a partir de ahora será italiano. Esa es la traducción vulgar de una operación comercial seguramente mucho menos dependiente de patrioterías de como nos la presentan, pero que a fuerza de oír hablar de ella estos días produce una cierta sensación de pérdida, incluso un arañazo de tristeza. Si sólo fuera que la multinacional Perfetti ha comprado el popular negocio de golosinas, estaríamos ante un salto más de los muchos que a todas horas dan los mercados. La globalización no afecta sólo a sectores como el del automóvil o la industria química: no hay razón alguna que impida globalizar también las chuches.

    Sin embargo el chupachús era mucho más que una golosina. Recuerdo una especie de homenaje tributado por la tele de muy antaño a Enric Bernat, su creador. Lo presentaban con honores de pionero como el abanderado de alguna causa imponente gracias a la cual el nombre de España había asombrado el universo mundo. Sospecho que el sistema de ideas latente en toda aquella retórica triunfalista sigue en vigor. Es la opinión de que el ingenio español, cuando se propone algo en serio, supera con creces todos los avances del pensamiento, del arte, de la ciencia y de la tecnología de fuera. A primera vista ponerle un palo a un caramelo parece una tontería, pero es ahí donde radica la superioridad intelectual de la inventiva española, en dar con el quid de las cosas fáciles.

    Este curioso concepto del talento nacional es el mismo que late en los famosos chistes donde rivalizan arquetipos nacionales. Ya saben de qué hablo: van un americano, un ruso y un carpetovetónico y dice el ruso, pues en mi país etcétera. Invariablemente el español acaba dando sopas con honda a los otros a base de gramática parda, de un racial sanchopancismo de boina calada. El chupachús tenía bastante de eso: de la supuesta habilidad de los españoles para pegar el pelotazo gracias a ocurrencias simples. Bien mirado, quizá a la larga su cambio de nacionalidad nos venga bien.

    Publicado en Diario de Navarra, 8.7.06.
    __________________________________________________

    2006-07-10 22:15 | 1 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/41479

    Comentarios

    1
    De: piruleta Fecha: 2006-07-16 20:51

    ya que pones la foto de Kojak, no se si sabrás que en Usa a los chupachuses les llaman "kojak" y les ponen chicle dentro.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.166.158.73 (2fe5539f3f)
    Comentario

    portada | subir