Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > Juego de palabras: Olor de multitudes

    Juego de palabras: Olor de multitudes

    De las personas que son recibidas en medio del fervor o del entusiasmo popular se dice que están «en olor de multitud», locución que también admite el plural: «de multitudes». Una errónea lectura literal de la locución ha llevado a algunos a concluir que no sólo resulta inconveniente y de mal gusto sino que también es incorrecta, por tratarse de una deformación de «en loor de multitud(es)». Es comprensible.

    Mientras que «loor» significa elogio, alabanza, el «olor» asociado a las muchedumbres evoca sensaciones desagradables. Al leer que «el Barça llegó al aeropuerto en olor de multitudes», puede dar la impresión de que los jugadores se presentaron ante la afición tal como habían salido del terreno de juego, sin haber tenido tiempo de pasar por la ducha. O que el gentío llevaba muchas horas esperándoles, sometido a altas temperaturas y a las consecuencias naturales del roce mutuo y la alta concentración en espacios reducidos.

    Pero el idioma, que no siempre camina en la dirección lógica, dice otra cosa. «Olor de multitud(es)» es rigurosamente correcto, mientras que «loor de multitud(es)» constituye una ultracorreción injustificada. Desde los primeros pasos del español se conocen construcciones formadas por «en olor de» junto con un sustantivo abstracto, para indicar cualidad, fama o reputación. La más conocida de todas es «en olor de santidad», aplicada sobre todo en el momento de morir a las personas que habían llevado una vida ejemplar. Aunque «multitud» sea nombre concreto, la fórmula obedece a ese mecanismo y no hay motivo para cambiarla.

    Publicado en 'Juego de palabras', del suplemento cultural 'Territorios' de El Correo, 10.5.06.
    ___________________________________________________

    2006-05-11 17:20 | 8 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/39872

    Comentarios

    1
    De: Delfín Fecha: 2006-05-12 22:02

    He aquí un ejemplo de lo que no se debe decir.



    2
    De: JoseAngel Fecha: 2006-05-15 07:09

    Bueno, aún sería peor "en loor de santidad"... aunque hasta esto tendría su justificación psicológica (coros de ángeles y santos acogiendo al difunto, etc.)



    3
    De: Anónimo Fecha: 2006-05-17 09:28

    A mí me surge una duda existencial en cuanto a aromas, ¿puede un perfume ser pestilente?



    4
    De: Delfín Fecha: 2006-05-17 16:10

    Anónimo, así dicho resulta un oxímoron. Pero basta andar por la calle con la nariz un poco atenta para percatarse de que hay perfumes que echan para atrás. Pestilentes no sé, pero desagradables, molestos, repulsivos, malolientes...



    5
    De: Anónimo Fecha: 2006-05-17 18:07

    Hay oxímoros realmente tontoagudos y fofopunzantes.



    6
    De: akurion Fecha: 2006-07-11 21:41

    sábado, julio 01, 2006
    Convocatoria Catalogo de Olores

    La nave de los locos (http://lanavedeloslocos.blogspot.com/2006/07/convocatoria-catalogo-de-olores.html) convoca a todos los bloggers interesados para integrar el Primer Catalogo de Olores en Internet, los participantes simplemente deberan publicar en su blog una lista de al menos diez olores tan descriptiva como les sea posible y evitando las repeticiones, asi como incluir al menos un link a otro blog participante en el catalogo.

    He aqui mi primera lista:

    1. El olor a diesel de las centrales camioneras y los autobuses foraneos.
    2. La grasa para zapatos marca Oso.
    3. El olor a brisa salada y pescado en la carretera que entra por el norte al puerto de Ensenada.
    4. Las rosas marchitas.
    5. La canela y el piloncillo en el cafe de olla.
    6. La lechuga y el sudor a que olia mi padre cuando llegaba de trabajar en el campo.
    7. Los zapatos nuevos.
    8. Una ex novia mia olia como una especie de hada magica con discapacidad intelectual.
    9. El olor a muerte, tierra y flores de los panteones.
    10. La tinta china.

    Primeros invitados: Magda, Mujer X, Damewanze, Asakhira, Panda, Kamelie, Gaby, Ilucy, Nanilkah, Flora, Love, Cat Noir, Conflictiva, Annouck, Toyita, Mr. Phuy, Ayanami

    posted by akurion at 1:10 PM | 13 comments



    7
    De: Anónimo Fecha: 2009-06-10 15:23

    Pues sí, suena fenomenal: olor de multitudes. Me alegro muchísimo de la calidad periodística y de estilo, de este país.



    8
    De: Erhardt Fecha: 2009-08-09 20:23

    "En olor de multitud" es absolutamente incorrecto. No sé quién escribe (o escribía) esa sección del Correo, pero no debe de ser un gran gramático. Fernando Lázaro Carreter dedica un dardo a esta expresión y comenta que, en efecto, "en olor de multitud" era la expresión original y "en loor de multitud" surgió más tarde como correción de la primera. Pero la correcta es la segunda, ya que como indica el propio L. Carreter, "el enfásis que se pone [cuando se dice "en olor de multitud"] y que pretende ser tan favorable a quien lo recibe se ve perturbado por esa sugerencia maloliente aneja al rebaño humano". Es decir, que debemos rechazar el uso de "en olor de..." porque es ilógico: algo que pretende señalar alabanza evoca en su lugar pestilencia. En el mismo "dardo", L. Carreter pregunta a Vicente Aleixandre si opina si "en olor de..." se puede usar como loa y el poeta lo rechaza tajantemente.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.80.132.10 (bb17d515f2)
    Comentario

    portada | subir