Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > Juego de palabras: Chándal

    Juego de palabras: Chándal



    Para unos, vestirse con chándal es ir a la última, lo más cool, la tendencia del momento. En cambio otros los consideran una horterada de marca mayor, especialmente cuando quien lo lleva no es un deportista y no está favorecido por la edad ni por la silueta. Cuestión de gustos, como en casi todo lo relacionado con la ropa.

    Pero quizá quienes gustan de esa indumentaria se lo pensarían dos veces si conocieran la procedencia de la palabra «chándal». Es uno de los neologismos incorporados al español en la segunda mitad del siglo XX, esta vez de origen francés. El «chandail» de esta lengua, que posee un significado más extenso que el «chándal» del castellano, es un tipo de suéter o jersey de lana. Aunque no está necesariamente relacionado con la actividad deportiva, en francés su nombre suele aplicarse a prendas de aspecto informal y usadas preferentemente por jóvenes. Es una abreviatura popular de «marchand d’ail», es decir, «vendedor de ajos».

    Al parecer los campesinos que en el siglo XIX iban a los mercados ofreciendo esta mercancía acostumbraban a vestir con gruesos jerséis para protegerse el frío y voceaban «[mar] chand d’ail», suprimiendo la primera sílaba, para llamar la atención de la clientela. El lenguaje popular acabó por designarlos a ellos mismos de este modo y, más tarde, trasladando el nuevo término «chandail» de la persona a su ropaje. Lejos estaban de suponer los productores de liliáceas que con el tiempo esa denominación pasaría a aplicarse a prendas características de otras actividades muy diferentes de las suyas.

    Publicado en 'Juego de palabras', del suplemento cultural 'Territorios' de El Correo, 5.4.06
    __________________________________________________

    2006-04-07 21:49 | 3 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/38983

    Comentarios

    1
    De: lamarde Fecha: 2006-04-08 11:26

    Pues... si se me permite un comentario de discreto mal gusto, "mon petit nez" odorífera hubiera jurado que, más que de ajos, vendería cebollas. De manera que hoy vestiríamos (o no) deportivamente con "chandoignon" o "chandoñón".

    Qué divertidos estos juegos de palabras que invitan a seguir jugando. Gracias.



    2
    De: Delfín Fecha: 2006-04-08 15:25

    Tienes razón: uno camina por la calle y a veces se cruza con chándals que, más que a ajo, huelen a diablos.



    3
    De: mariolga Fecha: 2009-02-26 00:16

    ja ja ja ja.Que divertido Delfin,ja ja j ja.Entré para ver el significado de "chandal"y me encontré con vuestros comentarios,que risa!!!ja ja ja



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.81.59.211 (4111b4551e)
    Comentario

    portada | subir