Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > Juego de palabras: Armar el cristo

    Juego de palabras: Armar el cristo



    Pese a las raíces cristianas de la cultura donde se asienta, el castellano no considera blasfema la mención de Cristo en diversas fórmulas acuñadas como locuciones de uso frecuente. Hay un «todo cristo» equivalente a «todo el mundo» y un «ni Cristo» que viene a ser lo mismo que «nadie». Para indicar que algo no encaja en el lugar donde se le coloca, o afea el aspecto de la persona que lo lleva, o resulta inapropiado en un contexto o una situación determinada, decimos que lo uno sienta a lo otro «como a un Cristo dos pistolas». La expresión enfática de la lejanía conoce infinidad de giros, entre los cuales «donde Cristo dio las tres voces» (con variantes diversas, alguna de ellas surrealista: «donde Cristo perdió el gorro» [o la boina, o el mechero]). La misma familiaridad con lo divino preside otras fórmulas de súplica («por Cristo»), de juramento («voto a Cristo») o de sorpresa o cólera («por los clavos de Cristo»). Al negar la posibilidad de un hecho o acentuar su extrema dificultad es frecuente recurrir al «no hay Cristo que...», de igual modo que «ni Cristo que lo fundó» sirve para redondear las negativas. Como nombre común, en su acepción de «crucifijo», los cristos han dado lugar a varias expresiones metafóricas. Una de las más frecuentadas es la que retrata a alguien «hecho un cristo» cuando está sucio, fatigado o malherido. Y para las advertencias y las llamadas de atención está el «ojo al cristo» (a veces reforzado con «...que es de plata»). Y es que no hace falta armar un cristo cada vez que el vulgo toca a sus dioses o a sus profetas.

    Publicado en el suplemento cultural 'Territorios' de El Correo, 8.2.06
    ____________________________________________________

    2006-02-09 09:47 | 1 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/37295

    Comentarios

    1
    De: Julio Suárez Anturi Fecha: 2006-02-13 14:06

    ¡Por Cristo! Qué buena alución.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.198.134.32 (e852d57304)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    portada | subir