Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Julio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > CARICATURA

    CARICATURA



    Iba a empezar el artículo preguntándome qué dirá Mahoma de todo esto, pero algo me ha echado atrás: no sé si también a los musulmanes les ofende que uno haga preguntas a Mahoma. Y, como el olor a pólvora que viene de Dinamarca va en aumento, opto por la cautela hasta ver en qué termina este gran disparate de las caricaturas. Pertenezco, como la mayoría de ustedes, a una cultura familiarizada con las caricaturas de personajes ilustres en viñetas de todas clases: unas buenas y otras malas, unas despiadadas, otras amables y otras decididamente psicológicas. Tan corriente nos parece desayunarnos con una tira de humor gráfico, que a nadie se le pasa por la cabeza censurar a sus autores ni siquiera cuando llevan la crítica al terreno de la mofa sangrante. Esa especie de bula que concedemos al caricaturista se fundamenta en una vieja creencia occidental: la de que el humor es sano. «A nadie se le dio veneno en risa», escribió Lope de Vega. El humor gráfico es el canal empleado por muchos medios de información para llegar a extremos que no admiten las palabras pero a la vez sin incurrir en la afrenta. Prueba de ello son las contradictorias reacciones de muchos caricaturizados, que tan pronto se suben por las paredes al verse expuestos a la broma como se quejan si el dibujante pasa una temporada sin prestarles atención. Baudelaire proponía hacer una Historia general de la caricatura para mostrar a través de ella la evolución de las mentalidades, porque según él era mejor reflejo de los hechos políticos y religiosos, graves y frívolos, que han agitado a la humanidad. Las histéricas manifestaciones de condena y las inaceptables amenazas vertidas ahora por algunos países islámicos contra todo lo europeo vienen a probarlo en cierto modo. Una simple caricatura –bastante más suave que muchas sátiras vertidas a diario contra reyes y ministros en sus propios países- ha desatado la intransigencia de ciertas colectividades humanas. Por fortuna no todo el islamismo ha hecho igual. Pero a un servidor no le agradaría pertenecer a una cultura que se levanta en armas por un simple dibujo. Presentar el problema como un choque entre el respeto debido a las creencias y a los sentimientos, por una parte, y el derecho a la libertad de expresión por otra, es desenfocar la cuestión. Se trata de algo tan desproporcionado como responder a unas caricaturas con declaraciones de guerra santa. Al oponer la violencia a los garabatos, la parte supuestamente ofendida no sólo se desautoriza a sí misma, sino que nos obliga a ponernos del lado de unos medianos dibujantes cuyos dibujos habrían pasado inadvertidos si no fuera porque en algunos lugares del mundo siguen imperando la superstición y el fanatismo.

    Publicado en El Correo, 5.2.06, y El Norte de Castilla, 8.2.06.

    ______________________________________________________

    2006-02-06 17:31 | 6 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/37210

    Comentarios

    1
    De: Heimy Fecha: 2006-02-06 18:44

    ¿Que la risa es sana? ¡Ja! Explícale eso al hermano Jorge :P



    2
    De: Delfín Fecha: 2006-02-07 13:20

    Luis Alfonso Gámez lo explica aquí bastante mejor. Un artículo exacto.



    3
    De: Anónimo Fecha: 2006-02-07 17:04

    Un poco de humor en este desdichado asunto, aquí.



    4
    De: Julio Suárez Anturi Fecha: 2006-02-08 00:40

    Por mucho que uno se esfuerce resulta inconcebible que haya una reacción tan absolutamente desproporcionada que raya en el antediluvianismo. Como bien dice Luis Alfonso Gámez, a estos señores le faltó una Ilustración. Y la pregunta tuya es válidad: ¿Qué hubiera dicho Mahoma? Este es un ejemplo del adagio de "más papistas que el Papa".



    5
    De: Delfín Fecha: 2006-02-10 21:21

    Una opinión que comparto al cien por cien, expresada perfectamente en este artículo .



    6
    De: JoseAngel Fecha: 2006-02-16 07:27

    Ay que bien sienta la racionalidad... en vez de tanto templar gaitas que oímos desde nuestras altas esferas europeas. Vergüenza les debería dar.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 23.20.50.146 (d8078f4b56)
    Comentario

    portada | subir