Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Junio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > INTOCABLES

    INTOCABLES



    Me pregunto si en un artículo de prensa está permitido poner palabras como Nestlé, Adidas, Telefónica o IBM. No es que pretenda rivalizar con los anuncios publicitarios, cuya creatividad y cuya fuerza persuasiva sacan varios cuerpos de ventaja al más diestro plumilla. Mi duda proviene de la certeza de que hoy en día quienes ostentan el verdadero poder responden a nombres como esos, y no a los de los partidos políticos o las instituciones oficiales a las que habitualmente dirigimos nuestros dardos. Llama la atención esa especie de tabú protector que blinda a empresas y marcas comerciales en los medios de comunicación y nada digamos en la literatura. En su favor actúa el escrúpulo estético de los escritores, erróneamente convencidos de que mencionar nombres de marca emborrona los escritos y los llena de la vulgaridad flotante en los hipermercados. Sólo algunas marcas de automóviles o de plumas estilográficas incorporadas al retablo de los fetiches modernos consienten ser citadas en una novela, pero siempre por encima del bien y del mal, aureoladas de un nimbo museístico o lexicalizadas como nombres comunes que ya forman parte de nuestra vida cotidiana. Pero el reparo mayor proviene de un oscuro límite impuesto a nuestra expresión y convertido en argucia para acallar las voces críticas: Prohibido hacer publicidad. Uno puede poner a caldo a un concejal o a un ministro con sus nombres y apellidos cuando estima que han actuado mal en su tarea, o incluso porque les tiene ojeriza. Se diría que esos concejales, ministros o diputados han sido puestos ahí como muñecos de pimpampúm al servicio de nuestro desahogo y sin más límites que los que imponga la legalidad vigente sobre protección del honor. En cambio hemos de tentarnos la ropa si una cadena de grandes almacenes nos ha vendido género defectuoso, y nada digamos si el malhechor es una multinacional que esclaviza operarios en Asia, provoca golpes de Estado en África o está detrás de alguna oscura operación urbanística en nuestras ciudades. Entonces hay que cogérsela con papel de fumar, por decirlo pronto y mal. Es preciso hablar con circunloquios y medias palabras y omitiendo el nombre del malhechor, no vaya a ser que venga el Tribunal de Defensa de la Competencia y nos empapele por ataques al negocio. Hoy es posible blasfemar contra los otrora intocables santos de la iglesia. Nada impide tampoco señalar por su nombre al artista petardo, al político obtuso, al futbolista paquete o al funcionario huraño. Pero en lo tocante a las empresas y sus marcas, punto en boca. ¿Y todavía se preguntan ustedes quién manda aquí?

    Publicado en Diario de Navarra, 7.1.05
    _______________________________________________________

    2006-01-09 21:28 | 3 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/36398

    Comentarios

    1
    De: Estefanía Fecha: 2006-01-09 22:27

    ¿Acaso no sabe usted que la nueva religión verdadera es la sacrosanta Nueva Economía? >:P



    2
    De: Luis Fecha: 2006-01-09 23:32

    hablando de competencias...


    http://colombia.indymedia.org/news/2005/12/35352.php

    http://www.terra.com.co/actualidad/ultima_hora/03-01-2006/nota270599.html



    3
    De: Zifra Fecha: 2006-01-09 23:39

    mu güeno!



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.196.17.157 (7e8b14397d)
    Comentario

    portada | subir