Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Junio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > Para resistirse a la manipulación

    Para resistirse a la manipulación



    Es difícil encontrar una sola persona que no haya sido alguna vez manipulada por alguien, no ya en ámbitos donde imperan relaciones de poder –la política, el consumo, la competencia profesional- sino en la misma convivencia ordinaria. Sin saber cómo, estas personas han acabado actuando conforme a la voluntad de otro y no según sus propios intereses. Unos reconocerán que son unos ingenuos y admitirán que la culpa es suya, por no mantenerse vigilantes y a la defensiva. Otros, en cambio, se sorprenderán de haber sido engañados pese a poner todos los medios para evitarlo, como si sus manipuladores fueran más inteligentes o más hábiles que ellos y de cualquier manera siempre les ganasen la partida.

    En parte es cierto que hay individuos especialmente dotados para manipular al igual que los hay más fácilmente manipulables. Pero lo común es que la manipulación no se manifieste de forma reconocible, sino disfrazada, disimulada, a veces de tal manera que ni siquiera el propio manipulador es consciente de estar aprovechándose de su víctima. Ocurre con frecuencia en las relaciones de pareja a partir del momento en que el amor se transforma en costumbre rutinaria y la mutua cooperación cede el paso a las pulsiones dominadoras. «Lo hago porque te quiero», «Es por tu bien», no son sólo fórmulas envenenadas tras las cuales se esconde la intención de anular al otro o de chantajearlo emocionalmente. En ellas suele haber también una manifestación de sinceridad, deformada y perversa, pero creída por quien las pronuncia. Eso es justamente lo que hace de la manipulación algo más insidioso y complejo que el simple engaño del que nos podemos zafar con un poco de astucia. (sigue)
    _______________________________________________________________

    2005-10-29 21:42 | 1 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/34220

    Comentarios

    1
    De: Julio Suárez Anturi Fecha: 2005-11-01 02:22

    ¡Qué buena lección de cordura y convivencia!



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.166.158.73 (2fe5539f3f)
    Comentario

    portada | subir