Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Agosto 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > Esclavos de las costumbres

    Esclavos de las costumbres

    La mayoría de los individuos actuamos casi siempre al dictado de los hábitos, pero no tanto por utilidad como por pereza o por miedo



    En muchas de las actividades humanas, el mejor aliado del éxito es la costumbre. El atleta que salta con la pértiga tiene que haber practicado una y mil veces los mismos movimientos para adquirir una técnica que acabe siéndole natural y así superar el listón lo más alto posible. De la misma manera, el adiestramiento en ciertos hábitos otorga oficio al artesano, destreza al operario y soltura al prestidigitador. También en lo cotidiano las costumbres adquiridas ayudan a dar respuestas al medio y a ejercer una gran cantidad de funciones que nos facilitan las cosas, sea caminar, asearnos o conducir un vehículo, sea usar fórmulas de cortesía en la conversación.

    El filósofo David Hume estimaba que la costumbre es «la gran guía de la vida humana» y que sin su influencia «nunca sabríamos cómo ajustar los medios a los fines, ni cómo emplear nuestros poderes naturales en la producción de ningún efecto». Buena parte de la instrucción impartida en los centros de enseñanza se ha basado y se basa en estos principios, de comprobada eficacia para la adquisición de capacidades procedimentales para las que se precisa la repetición casi mecánica de actos o de operaciones lógicas. Bien por efecto de la educación o bien por adquisición inconsciente, el hecho cierto es que somos un manojo de hábitos y sin ellos nos sentiríamos como náufragos arrojados a un medio hostil y sin recursos para sobrevivir en él.

    Pero esas costumbres que vienen en nuestra ayuda pueden acabar también empequeñeciéndonos, mecanizándonos, convirtiéndonos en autómatas con respuestas programadas y previsibles ante todas las situaciones. La fuerza de la costumbre coarta nuestra libertad cuando, presos de convenciones y pautas sociales prefijadas, nos impone determinados comportamientos. Se cuenta que una vez Pío Baroja, con motivo de un acto solemne en el que recibía una distinción, le preguntaron sobre la fórmula protocolaria de su preferencia: «Y usted, ¿jura o promete?». «Yo, lo que sea costumbre», respondió el escritor no sin sarcasmo, consciente del peso que las normas impuestas ejercen en una sociedad sin libertades, pero también de cómo esas costumbres sirven para ayuda para salir del paso a cambio de anularnos. (sigue)
    ______________________________________________________________

    2005-10-19 19:12 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/33944

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.166.152.111 (114904ad0d)
    Comentario

    portada | subir