Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Agosto 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > Juego de palabras: Pucherazo

    Juego de palabras: Pucherazo

    La voz «puchero», de origen latino (de «pultarius»), no ha variado de significado desde la noche de los tiempos. Siempre ha nombrado una vasija de guisar, abultada en la panza y con cuello ancho. Los inapreciables cambios semánticos que ha experimentado sólo son debidos a la natural evolución de los utensilios culinarios. Dicho de otro modo: ha podido variar el objeto referente, no la palabra. Pero los pucheros han originado también otras expresiones sin relación directa con las cosas de comer. Es el caso del «hacer pucheros» con que se designa la acción que precede al llanto, por la supuesta semejanza entre el gesto de de inflar los carrillos y el aspecto de un puchero. O de la menos conocida locución «empinar el puchero»: ser persona de posibles, con recursos suficientes para alimentarse holgadamente. O de «salírsele a uno el puchero», para indicar que una empresa o proyecto ha fracasado. ¿Y «pucherazo», el vocablo derivado que aplicamos a los fraudes electorales donde se alteran los resultados del escrutinio? Se trata de un término relativamente joven. Proviene de la fórmula «volcar el puchero», que ya se puede encontrar en textos del siglo XIX. Juan Valera la explica en un pasaje de Doña Luz: «Volcar el puchero significa poner o colgar todos los votos posibles al candidato a quien se quiere favorecer». Aquí el puchero, no hace falta decirlo, era el recipiente que en muchos lugares hacía las veces de urna. A quien lo volcaba se le suponía la intención de hurgar en su interior para manipular su contenido. Es lo que tiempo después pasaría a llamarse «pucherazo».

    Publicado en el suplemento cultural 'Territorios' de El Correo, 19.10.05
    _______________________________________________________________

    2005-10-19 17:37 | 2 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/33942

    Comentarios

    1
    De: Julio Suárez Anturi Fecha: 2005-10-19 18:10

    Hablas de la vasija, José María, ¿y qué me dices de lo que hay adentro? ¡Un puchero! Hum..., qué delicia.
    Memoria de buen aroma, esta nota del puchero.
    Cordial saludo.



    2
    De: Delfín Fecha: 2005-10-19 18:24

    Ésa es otra, amigo. La metonimia del 'puchero' para llamar al contenido y no al recipiente. Todo un mundo, porque en cada lugar el puchero lleva distintos ingredientes. Hablar de eso no ocuparía una columna como esta, sino unas decenas.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.166.152.111 (114904ad0d)
    Comentario

    portada | subir