Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Junio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > El aprendizaje de la espera

    El aprendizaje de la espera


    Nuestra época está marcada por el signo de la impaciencia; todo está presidido por el 'ya' de la prisa, una nueva diosa a la que rendimos culto incondicional



    El que espera, desespera. No por viejo ha perdido su vigencia este refrán. Antes al contrario, se ha convertido en emblema de una vida moderna que exige soluciones inmediatas, respuestas automáticas y resultados directos, que no soporta aguardar unos minutos en la parada del autobús y para la cual es delito una demora de pocas semanas en las listas de asistencia médica. Nuestra época está marcada por el signo de la impaciencia, tanto en los asuntos trascendentales como en las pequeñas rutinas cotidianas. Todo viene presidido por el «ya» de la prisa, nueva diosa a la que rendimos culto incondicional.

    Prosperan los comercios de comida rápida y las empresas de entrega inmediata a domicilio, las lavanderías que ofrecen secados en el acto, las ofertas de fotografía al minuto, los microprocesadores de más megaherzios y los sistemas de navegación vertiginosa por la internet. El mando a distancia del televisor nos permite combatir los tediosos tiempos muertos de espera publicitaria, y gracias al teléfono móvil podemos comunicar al instante con personas a las que de otro modo tendríamos que localizar horas más tarde en su hogar o en el lugar de trabajo. ¿Cómo, entonces, resignarse a esperar cuando parece que todo puede dársenos hecho en el momento? sigue

    _________________________________________________________________

    2005-09-28 12:18 | 1 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/33349

    Comentarios

    1
    De: Bambo Fecha: 2005-09-30 10:01

    Al hilo de tu reflexión sobre la impaciencia, el quererlo todo ya, para ayer, por decirlo de alguna manera: hace unos días leía una anotación en Microsiervos sobre un incidente que tuvo uno de sus integrantes, cuando fue a comprar a una tienda de Ikea. Por lo que contaba, a la entrada del centro comercial, hay un letrero que publicitaba lo buenos buenísimos que eran con su clientela, tanto era así, que recomendaban al cliente que, en caso de haber en las colas de caja más de tres personas esperando, pidiesen que les abriesen otra para ellos. La anécdota devino en una queja por no ser cierto lo que anunciaban, pero esto es lo de menos -importante porque se trata de una mentira, pero no es el asunto-: ¿cómo no va un niño a montar la de Dios porque no obtiene lo que desea en el momento en el que le place, si por todas partes reciben mensajes del tipo del anuncio-compromiso de Ikea? ¿Acaso es tan perjudicial esperar? Rápido, rápido, rápido... Todo rápido.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.166.158.73 (2fe5539f3f)
    Comentario

    portada | subir