Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > Juego de palabras: Gramática parda

    Juego de palabras: Gramática parda

    Publicado en el suplemento cultural 'Territorios' de El Correo, 1.6.05



    Se dice que alguien tiene «gramática parda» cuando, careciendo de instrucción (o «gramática», antiguamente sinónimo de «estudios»), demuestra habilidades o capacidades intelectuales sobradas para desenvolverse en la vida. Esas mañas suelen ir asociadas a la picardía, la astucia o la malicia adquiridas en la escuela de la calle, no aprendidas en los libros. Pero ¿por qué el adjetivo «parda» (‘color neutro que resulta de mezclar el negro, el rojo y algo de amarillo o naranja’)? No se debe a ningún simbolismo cromático, ni tampoco es que el pardo posea alguna propiedad especial. Simplemente era el color predominante en los toscos atuendos campesinos. En el ‘Tesoro’ de Covarrubias puede leerse: «Hombre de capa negra, ciudadano; hombre de capa parda, labrador o trabajador». Lo pardo es, pues, lo elemental y sencillo, pero también lo basto, zafio y ordinario. De ahí que se llame «gramática parda» a esa especie de sabiduría que, sin entrar en honduras ni refinamientos, sienta sus bases en una concepción asilvestrada de la vida y de los hombres. La literatura de los siglos de Oro –el teatro, especialmente- ofrece abundantes tipos de rústicos («pardales» o «pardillos»), que unas veces quedan ridiculizados por los estudiantes pero otras salen triunfantes gracias a su cazurrería de camastrones. Curiosamente, hoy seguimos llamando «pardillo», con desprecio, a la persona que se deja engañar o de quien se abusa fácilmente: la desprovista de gramática parda.

    1 junio 2005
    ________________________________________________________________

    2005-06-01 19:57 | 1 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/30314

    Comentarios

    1
    De: Hazer Fecha: 2008-07-03 22:57

    Interesante, pero...
    Aunque, parece lógico, se da realmenente por lo que expusiste? Lo puedo entender perfectamente, y sería *divertido* que la causalidad sea algo tan sencillo, como ocurre muchas veces.
    A lo que voi, más allá de esa cita; ¿Alguna prueba?
    Bueno, eso nada mas, cumplineod mi rol de cuchilla a su mano.
    Suerte, buena pagina.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.198.134.32 (e852d57304)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    portada | subir