Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > ERRORES

    ERRORES

    Publicado en Diario de Navarra, 9.4.05

    Las enfermedades siempre imponen mucho. Cuando la salud se le resquebraja a alguien cercano, o a uno mismo, da la impresión de que una manera de ahuyentar los males es hablar en técnico. Me refiero a la costumbre de emplear términos propios de la medicina como si, de no pronunciarlos, le faltáramos al respeto al virus de turno y éste fuera a vengarse en nuestras carnes. Como si la dicción culta formara parte del tratamiento. Como si de esa forma alejáramos de nosotros las dolencias y sus efectos. Esta concepción sagrada de la palabra médica (de la que parte de culpa tienen los propios profesionales, tan satisfechos en su papel de brujos de la tribu) somete a los hablantes a situaciones delicadas que suelen derivar en el ridículo. Los llamados malapropismos son deformaciones léxicas causadas por una mezcla de ignorancia y afectación habitual entre los pedantes, pero que en el caso de la jerga médica más parecen errores debidos al tabú, al culto a la palabra sanadora, a la secular superstición que rodea al dolor. Ocurre entonces que alguien nos cuenta cómo le han hecho una redundancia magnética por la cosa del reuma, o que está tomando unas cláusulas contra la hipertensión, o que sufre de almorroides y quizá se tenga que operar. Todo sería más sencillo si los médicos no se dieran tanto pisto con nombres de titulaciones profesionales sacadas del pozo de las lenguas muertas, y sobre todo si se comunicaran con los enfermos mediante términos más comprensibles. Pero también es probable que, en tal caso, los pacientes tendieran a subírseles a las barbas como recientemente han denunciado unas sufridas enfermeras de hospitales públicos. Un buen hombre con problemas de oído decía que iba a la consulta del Doctor Rino. Una madre daba calcio a sus hijos por consejo del pederasta. He visto pedir en la farmacia una caja de aspirinas fluorescentes para el dolor de cabeza y en otra ocasión un frasco de delirio para la irritación de ojos. Todavía hay quienes se tapan las heridas con esparatrapos, quienes prefieren la anestesia pildoral a la total y quienes andan mal de la vista porque padecen estigmatismo. No nos burlemos de ellos. Las enfermedades y el lenguaje tienen en común el hecho de que ambos fenómenos son arbitrarios y caprichosos. El esfuerzo por mantenerse sano es tan respetable como el intento de dar sentido a las palabras, especialmente cuando esas palabras hablan de nuestros males con signos muy extraños. ¿Con qué derecho vamos a corregir al doliente porque dice tener una hernia de Viriato, o al que espera inquieto el diagnóstico después de haberse hecho un escarnio cerebral?

    9 abril 2005
    _________________________________________________________________

    2005-04-16 20:53 | 1 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/28881

    Comentarios

    1
    De: Delfín Fecha: 2005-04-16 21:09

    Esto fue escrito y publicado en papel en la semana de apagón de Blogalia.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.81.108.205 (8a2d75aa7a)
    Comentario

    portada | subir