Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > Juego de palabras: Pecios

    Juego de palabras: Pecios

    Publicado en el suplemento cultural 'Territorios' de El Correo, 5.1.05



    Se diría que el lenguaje de la mar llega a nuestro léxico común merced a las desgracias. Ahora ha sido «tsunami» (que no es exactamente sinónimo de ‘maremoto’: el tsunami es la ola gigante que llega a puerto después del movimiento de tierras que origina el de aguas); antes fue «patera» (término tan desconocido hace pocos años que ni siquiera aparecía en el diccionario pero al que el tiempo y los cadáveres imperdonables han convertido en voz cotidiana); y más tarde el hundimiento del petrolero ‘Prestige’ trajo la voz «pecio» a los oídos de muchos que nunca habían sabido de ella. Dado su significado de ‘restos de una nave naufragada’, permanecía en el reducido dominio de los arqueólogos submarinos, si bien el diccionario académico la venía recogiendo sin variantes significativas en todas sus ediciones desde el siglo XVIII. El pecio es la nave hundida o devuelta a la costa, es también cualquiera de sus partes, y a ello se añade una tercera acepción: los derechos que el señor de un puerto de mar exigía de las naves que naufragaban en sus marinas y costas. En su sentido más común, algunos lingüistas recomiendan emplear sintagmas como «pedazos del buque hundido» o «restos del naufragio», por ver en «pecio» una palabra «superespecializada» (sic). Se equivocan. Es término de uso reducido, tal vez culto, pero que los lectores más atentos ya habían reconocido en diversos textos. Sin ir más lejos, en los del ahora laureado Rafael Sánchez Ferlosio, quien intituló genérica y metafóricamente como «pecios» sus breves escritos de prensa.

    José María Romera
    5 enero 2005
    ________________________________________________________________________

    2005-01-05 01:00 | 6 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/25090

    Comentarios

    1
    De: Vendell Fecha: 2005-01-05 23:48

    Las entradas de algunos blogs tienen mucho de pecios en el sentido que utiliza Ferlosio. Copio y pego:

    Desconfíen siempre de un autor de "pecios". Aún sin quererlo, le es fácil estafar, porque los textos de una sola frase son los que más se prestan a ese fraude de la "profundidad", fetiche de los necios, siempre ávidos de asentir con reverencia a cualquier sentenciosa lapidariedad vacía de sentido pero habilidosamente elaborada con palabras de charol. Lo "profundo" lo inventa la necesidad de refugiarse en algo indiscutible, y nada hay tan indiscutible como el dicho enigmático, que se autoexime de tener que dar razón de sí. La indiscutibilidad es como un carisma que sacraliza la palabra, canjeando por la magia de la literalidad toda posible capacidad significante.



    2
    De: ElPez Fecha: 2005-01-06 00:07

    Curiosamente, la palabre es usada de forma habitual (y casi de manera obsesiva) por los aficionados al buceo. Una de las pasiones que he conocido en ese mundo es el "buceo en pecios" (o "de pecios" le dicen también). Incluso, en algunas zonas (como en Tarragona) se han "sembrado" pecios montando una especie de parque temático para los amantes del scuba-dive (por cierto, y hablando de palabreríos, lo de "scuba" tiene su gracia...)

    En otros lugares, hundir deliberadamente barcos viejos a punto de ser desmantelados se hace para aprovechar, qué cosas, la curiosa cualidad de los pecios de servir de cobijo a muchas especies, con lo que en unos pocos años se convierten en pequeños arrecifes, salvaguardas de la vida en un mar demasiado maltratado.



    3
    De: Delfín Fecha: 2005-01-06 21:22

    Delfín, fisgaré en ese scuba-dive que, cierto, tiene su aquel. Feliz año.

    Vendell, muy bien traída la cita. Por matizar un poco, habría que distinguir entre esta clase de frases sentenciosas y gnómicas que suena muy campanudas y con voz de autoridad pero cualquiera sabe qué demonios quieren decir, y los aforismos concisos, directos, que en pocas palabras dan una buena lección de pensamiento: Nietzsche, La Rochefoucauld, los 'aurea dicta', Lichtenberg, el Machado de 'Juan de Mairena', Gracián, Wilde, Bierce, Jünger, Mencken e tutti quanti... Yo desconfío del autor de pecios cuando no me deja claro si va o viene, si asevera o si ironiza. Últimamente me está pasando con las anotaciones de Arcadi Espada en su tan celebrada bitácora. En cambio me dejo guiar por otros autores de pecios impagables, siguiendo el consejo de Isócrates: "Una colección de bellas máximas es un tesoro más apreciable que las riquezas". O, como dijo Voltaire: "Una colección de pensamientos debe ser una farmacia donde se encuentra remedio a todos los males". Feliz año



    4
    De: Delfín Fecha: 2005-01-06 21:25

    El (3) iba para El Pez, claro está. En estas fechas las aguas bajan turbias y la vista ya está nublada en las profundidades.



    5
    De: Delfín Fecha: 2005-01-06 21:31

    Otra cita mejor, ésta de Karl Kraus en Contra los periodistas y otros contras: "Quien sea capaz de expresarse en aforismos no debiera malgastarse en artículos". Algunos escribimos artículos porque no nos ha sido dado el don de la síntesis.



    6
    De: Anónimo Fecha: 2005-01-06 22:10

    "Self-Contained Underwater Breathing Apparatus"... manda eggs...



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.80.132.10 (bb17d515f2)
    Comentario

    portada | subir