Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Agosto 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > Juego de palabras: Egresar

    Juego de palabras: Egresar

    Publicado en el suplemento cultural 'Territorios' de El Correo, 3.11.04


    Pocos términos habrá más merecedores de aceptación que el verbo ‘egresar’, tan empleado en la América hispana como invisible –cuando no condenado- en el español peninsular. El diccionario lo define de forma escueta: «salir de alguna parte». Pero no se sabe de nadie que «egrese» de su casa para ir al trabajo, ni hay tampoco «egresados» de la cárcel o del cine. La definición de ‘egresar’ más acorde con su uso generalizado (sólo en América) es ‘salir un estudiante del centro donde ha estudiado, una vez acabados los estudios’. En España, la jerga oficial de las Universidades empieza a admitir muy tímidamente el participio ‘egresado’, que puede verse en algunos informes y estadísticas sobre resultados académicos. Pero debería emplearse sin remilgo. Son varias las razones que lo respaldan. En primer lugar, mantiene una perfecta coherencia léxico-semántica con otros verbos de movimiento que contienen el mismo lexema: ‘progresar’, ‘regresar’ o ‘ingresar’ (del que viene a ser antónimo). ‘Egresado’ ofrece, por otra parte, el argumento de la economía: serviría para designar a todos los que acaban estudios (no necesariamente ‘titulados’), y en el ámbito universitario actuaría como hiperónimo de ‘licenciado’, ‘doctor’, ‘máster’, ‘diplomado’ y demás denominaciones de grado. Y permítasenos un último pero contundente argumento de autoridad literaria: lo emplea Eduardo Mendoza en ‘El último trayecto de Horacio Dos’ (en concreto, al mencionar el personaje de un abate «recién egresado del cenobio»). ¿Hará falta decir más?

    José María Romera
    3 noviembre 2004
    ______________________________________________________________________________

    2004-11-04 01:00 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/22855

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.166.152.111 (114904ad0d)
    Comentario

    portada | subir