Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > EVOLUCIÓN

    EVOLUCIÓN

    Publicado en Diario de Navarra, 11.9.04

    Dicen quienes han vivido de cerca grandes acontecimientos históricos que, en aquel momento, no eran conscientes de la magnitud de lo que ocurría en torno a ellos. Tienen que pasar días, a veces años, para que las cosas adquieran relieve. El infausto 11 de septiembre de hace tres años no sucedió eso. Fuera en el mismo Manhattan, fuera a miles de kilómetros de distancia, todos reparamos de inmediato en estar viviendo un hecho inusitado, trágicamente extraordinario, y de que, a partir del instante en que las dos torres del World Trade Center se venían abajo, nada volvería a ser como antes. Pero, con todo y con eso, también nos costó un poco hacernos cargo de lo que estaba pasando. Yo oía en la radio a Magín Revillo desde Nueva York contando que una pequeña avioneta particular se había estrellado en lo alto del rascacielos. Como un mosquito contra el parabrisas del coche. Y en esas me pilló el sueño. No fue hasta despertar de la siesta cuando vi en el cuarto de estar las caras de los míos hincadas en la pantalla y reflejando no sé si espanto o incredulidad, y me bastó eso para comprender que habíamos ingresado en otra era. De golpe y porrazo. De lo mucho que se escribió por aquellos días de luto e incertidumbre, recuerdo un espléndido artículo de Manuel Vicent titulado «Mono dios» donde explicaba la transformación experimentada por George Bush en esas primeras horas: al principio se comportó como un macaco asustado que esconde la cabeza bajo el sobaco, más o menos de la forma que lo reflejan algunas acertadas secuencias de la película de Moore. Pero después, señalaba Vicent, pasó a ser un babuino muy cabreado y de ahí a crecerse en la cólera igual que un Kimg-Kong dispuesto a arrasar cuanto encontrase en su camino. Tres años después sabemos que no es Bush el único dios de la ira surgido de los escombros de las Torres Gemelas. Dejando aparte los terroristas, que no tienen remedio, hay mucho bribón suelto dispuesto a hacer cualquier cosa por la brava. Lo cuentan cada día los periódicos, pero no hace falta irse lejos en el mapa para encontrar esta clase de profetas. Por una parte parece que fue ayer. Por otra, da la impresión de que en tan corto periodo hemos recorrido –y no precisamente hacia adelante- una larga etapa en la evolución a la barbarie, y de que quedan muy lejos los tiempos en que éramos sensibles al secuestro de unos escolares, al bombardeo de poblados civiles, a las detenciones indiscriminadas, a las torturas y a las guerras. Aquel 11 de septiembre de hace tres años empezó la era de la Seguridad, tremenda divinidad en cuyo nombre ya todo está tolerado.

    José María Romera
    11 septiembre 2004
    ________________________________________________________________________________

    2004-09-14 01:00 | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/21417

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.225.26.154 (a2495534e8)
    Comentario

    portada | subir