Festina lente
ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{Festina lente}

{ Bitácora de José María Romera. Artículos de prensa y otros escritos }

Archivos

<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        


Documentos

  • Juego de palabras
  • Relaciones
  • Artículos
  • Varia

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2002 romera

    Inicio > Historias > EPITALAMIO

    EPITALAMIO

    Publicado en Diario de Navarra, 22.4.04

    Epitalamio

    Nunca conviene tratar un espectáculo como si fuera una ceremonia litúrgica, ni tampoco aplicar el lenguaje de la farándula a las grandes solemnidades. Es una cosa que provoca desconcierto y que además puede acarrear al cronista algún disgusto. Pero el problema aparece cuando el hecho observado no pertenece exactamente a ninguna de las dos categorías. «Boda Real», en principio, indica que estamos frente a algo serio, imponente, quizá trascendental. Entonces uno se viste de etiqueta antes de lanzarse a escribir, se traga todo su republicanismo y adopta el gesto de las grandes ocasiones. Pero no bien ha empezado a buscar información cuando observa que hasta los más conspicuos monárquicos parecen estar de guasa. A la novia, invariablemente llamada «Letizia» a secas o «La Leti», se la trata como a una chica de revista musical. Sobre el novio recaen bromas que sonrojarían en la más desmadrada despedida de soltero. ¿De qué va esto?, se pregunta entonces el perplejo cronista. ¿Es éste el respeto que dicen ha de profesarse a la más alta e intocable institución del Estado? No es que me parezca mal la fusión entre la realeza y los usos del pueblo llano; es más, les confesaré que esa mezcla de veneración ciega e irreverencia chocarrera no deja de hacerme gracia. Se trata de un problema técnico, porque aunque no lo crean ustedes esto de escribir columnas también tiene su técnica. Cuando vemos toda esa patulea de parásitos arremolinados en torno a la boda, más interesados en sacarle partido que en rendir honores a los contrayentes, uno acaba poniéndose del lado de los pobres novios. Cuestión de piedad. De modo que mis deseos para la pareja en este día son: que soporten resignadamente a la horda de las revistas del cotilleo; que acepten con buen humor la avalancha de regalos kitsch con que les han agasajado alcaldes, artesanos y bisuteros del reino; que les resulte llevadera la visita de todas esas momias del Gotha resucitadas para la ocasión; que se cubran discretamente los ojos al pasar por las calles de un Madrid decorado por el enemigo hortera; que, si el protocolo se lo permite, consigan dar esquinazo a Peñafiel y sus epígonos, en especial a un tal Boris; que no se les indigeste la comida de diseño perpetrada por un demente de los fogones; que cuanto antes pongan tierra por medio y durante una larga temporada se abstengan de leer la prensa periódica; que no echen cuentas del beneficio obtenido a su costa por comerciantes, peluqueros, modistas, pasteleros y magnates de la comunicación. Lo digo de corazón. Lo de la República, si no les parece mal, lo hablamos cuando escampe.



    José María Romera
    22 mayo 2004
    __________________________________________________________________________

    2004-05-22 01:00 | 2 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://romera.blogalia.com//trackbacks/18823

    Comentarios

    1
    De: Delfín Fecha: 2004-05-22 11:44

    La foto (de Canarias Ahora) corresponde a dos de los obsequios recibidos por los contrayentes. Se llaman Cofete y Tindaya, dos especímenes de la más selecta fauna isleña. Son los que no van vestidos.



    2
    De: ElPez Fecha: 2004-05-22 17:17

    Mucho me temo que tus mejores deseos no fueron atendidos... como cabía esperar, por otro lado.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 23.20.120.3 (a81ba792bd)
    Comentario

    portada | subir